Aprendizaje de lenguas / SPANISH, ESPANHOL, SPANISCH, ESPAGNOL, SPAGNOLO… / Uncategorized

Comprensión lectora y enseñaza de L2 a adultos

Estas semanas me estoy enfrentando a un reto como docente que imagino que es bastante común: encontrar un alumno perfectamente competente para el nivel que estudia pero que no pasaría el examen DELE por una carencia que probablemente también tenga en su lengua materna. En este caso, la comprensión lectora.

A menudo nos llegan desde los medios preocupantes noticias sobre el estado de la educación en España que suelen tener un mismo denominador común: los niños y las niñas, los jóvenes españoles, no comprenden lo que leen. Pero, ¿qué pasa con los adultos?, ¿comprendemos en su totalidad un texto complejo?, ¿prestamos atención a lo que leemos o nos limitamos a pasar la vista por encima de las líneas, pillando algo de aquí y de allá?

Para muchos, una vez que dejamos el sistema escolar, nuestra lectura se ve drásticamente reducida a algo de prensa, alguna novela con suerte, y los documentos propios de nuestro trabajo, por lo que a veces se nos resisten textos con estructuras y vocabulario ligeramente complicado que quedan fuera de nuestro campo de interés.

En este contexto, algunas de las pruebas de comprensión lectora de los exámenes de certificación nos exigen una competencia que va más allá del dominio de la L2. Nos exigen ser lectores competentes sin importar en qué lengua, dominar las estrategias de lectura que nos permitan entender en profundidad cualquier texto.

La propuesta que se desarrolla a continuación está pensada para trabajar textos de nivel C1, aunque puede aplicarse en casi cualquier nivel, y esta orientada a la preparación de la primera parte de la cuarta prueba del examen DELE, Destrezas integradas: comprensión de lectura y expresión e interacción orales. Dicha prueba consiste en la lectura de un texto de cierta complejidad a cerca de un tema cualquiera que el aspirante debe resumir y esquematizar, extrayendo las ideas principales y secundarias, el tema y la intención del autor para comentarlo de forma oral.

Por tanto, para enfrentarse al texto es necesario decodificarlo, entenderlo de forma literal e interpretarlo, es decir, relacionar las ideas del autor con nuestras ideas y conocimientos previos. Pero además, un lector competente pone en práctica también una conciencia metacognitiva del lenguaje que activa el control de la comprensión lectora, la detección de obstáculos y la activación de mecanismos para para superarlos, de manera que el lector es el sujeto activo de su propio proceso de lector.

Esta conciencia metacognitiva es muchas veces el ingrediente que nos falta para ser lectores plenamente competentes, pero la buena noticia es que puede adquirirse aplicando un método como el ADDL, siglas de Antes-Durante-Después de Leer, la traducción al español del método TWA Reading. Simplificando, se trata de descomponer el proceso de lectura en una serie de pasos que han de seguirse uno a uno y en un orden concreto, con el fin de poner en práctica de manera explícita las estrategias que conforman el proceso de lectura de los lectores competentes, las mismas que estos ponen en juego de forma inconsciente.  El objetivo, es por tanto, adquirir unos hábitos que a través de la práctica se interioricen y automaticen, para que el lector solidifique su competencia metalingüística en la comprensión lectora.

En este caso, el proceso y sus etapas se han adaptado ligeramente a los requisitos del examen. Y como el primer paso es que los estudiantes sean conscientes de este, se ha preparado una presentación en Prezi en la que se detalla todo el sistema y se propone un texto para trabajar que también se puede descargar en PDF para entregárselo a los alumnos.

Como puede verse en la presentación, la fase previa a la lectura se centra en dos factores. Por un lado, se trata de hacer inferencias y suposiciones sobre el tema y la forma del texto que nos permitan activar los marcos y esquemas de conocimiento necesarios, y por otro definir claramente el objetivo de la lectura. En referencia a este es importante que los alumnos conozcan el sistema del examen y las pautas para la evaluación, de forma que conozcan exactamente qué se espera de ellos, y para lo cual se habrán trabajado de forma previa. Un instrumento interesante es el empleo de rúbricas y plantillas de evaluación  como estas, adaptadas de los criterios del Instituto Cervantes y descargables en PDF.

Durante la lectura, el alumno deberá enfrentarse al texto propiamente dicho con el fin de descifrar su sentido por completo. En una primera lectura, se comprobarán las inferencias y suposiciones establecidas en la fase anterior. A continuación, una lectura más profunda servirá para extraer todas aquellas informaciones necesarias para completar la tarea propuesta, y una tercera lectura permitirá comprobar que el trabajo realizado se corresponde con el contenido del texto.

Finalmente, después de la lectura se trata de realizar un esquema que sirva de apoyo al resumen y comentario oral del texto. Para esta tarea se puede utilizar una plantilla como esta, en la que se recoja toda la información necesaria, trasladando los datos obtenidos en la fase anterior a modo de recapitulación

Así, lo que se pretende es que los alumnos mejoren sus competencias lingüísticas y comunicativas relacionadas con la comprensión lectora y la realización de esquemas y resúmenes. Se trata, en definitiva, de descomponer y hacer explícito el proceso para mejorar la agilidad y la soltura de los alumnos frente a los textos, y de forma paralela, incrementar su confianza a la hora de realizar las pruebas de expresión oral.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s