De la lengua / Significante y significado

Significante y significado: suerte

En días como hoy, en que los proyectos no se acumulan precisamente en mi buzón de entrada y la sombra de una factura viene a alegrarme el día, busco consuelo en las administraciones de lotería. Juego con cuidado un euro o dos, analizando primero la tabla de botes para buscar el mayor, pues tiene que ser uno de esos que tengo que pasar a pesetas para entender, uno que me arregle la vida a mí y los que me rodean. Pero nunca me toca, y aquí sigo, soñando con planes multimillonarios mientras maldigo a mi suerte. Porque que te toquen, por poner un ejemplo, 54 millones de euros es buena suerte. O mala suerte, quién sabe, como repite el protagonista de la parábola que sirvió a Álex Rovira para ilustrar su masterclass sobre la suerte en el programa de TVE Torres y Reyes.

Rovira comienza remitiendo a la etimología de la palabra suerte y su origen latino: sors, sortis. Las sors eran pequeñas cuentas de cerámica que se utilizaban como una especie de dados a través de las cuales leer el destino, conocer la suerte, mientras que sortis se refiere al sorteo que se realizaba una vez que los soldados romanos cumplían su servicio, para premiarles con un lote de tierra (origen de lotería). Los lotes eran todos iguales en tamaño, pero no en calidad y de ahí la diferente suerte de los soldados, que se encontraban con un huerto frondoso, un pedregal, o una dehesa estupenda cerquita de Mérida. Como la de Máximo Décimo en Gladiator, aunque luego, por ese “encadenamiento de los sucesos, considerado como fortuito o casual” que es la suerte según la RAE, no pudiera disfrutarla.

Así, para el DRAE, la suerte no es buena ni mala, sino una “circunstancia que por mera casualidad resulta favorable o desfavorable, o aquello que “ocurre para bien o mal de las personas, pero cuando despedimos a nuestro consorte (sí, aquel o aquella que comparte nuestra misma suerte) diciendo simplemente “suerte” con una sonrisa en una mañana importante no nos referimos a un “lance taurino, al “conjunto de los tipos fundidos en una matriz”, a un “género o especie de algo” ni  a la “manera de hacer las cosas, sino a que las estrellas se alineen de forma favorable, el destino esté de su parte. Que la fuerza, en definitiva le acompañe. Porque lo que no es suerte, es mala suerte

El diccionario define también suerte como  “cada uno de ciertos medios casuales empleados antiguamente para adivinar lo por venir”pues siempre hemos tratado de controlar la suerte, conocer el destino, anticipar el futuro para orientar nuestros pasos. Y la etimología da fe de ello, ya sea con las pequeñas cuentas romanas, las sors de las que hablábamos al principio, o con los dados árabes, cuya máxima puntuación era para la flor de azahar que les da nombre, zhar, y de ahí a nuestro azar: “casualidad, caso fortuito”, pero también “desgracia imprevista”.

Más famosos fueron quizás los dados de Julio César, pues al pasar el Rubicón todo el mundo sabe que dijo “Alea iacta est”, pero no “la suerte está echada”sino algo así como “los dados están lanzados” (y se supone que en griego, como los hombres cultos de la época), de ahí aleatorio: “perteneciente o relativo al juego de azar; dependiente de algún suceso fortuito“.

Pero, ¿la suerte es solo azar o también hacer? 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s