La Tertulia a la carta / Revista de Blogs

Mensaje cifrado: una sartén de adobo, por favor.

Como decía Rosa Montero en su artículo “La vida real”, publicado en El País el 29 de octubre, si no te espía la CIA no eres nadie. Por la misma regla de tres, si en tu establecimiento no hay una foto del cocinero con una gran personalidad, no existes. Por aquí han pasado políticos de raza como por ejemplo, Odón Elorza, aunque no es lo mismo dar de comer a algún que otro expresidente autonómico que a Obama. Pero, ¿cómo hacer que Obama coja el Air Force One y aterrice en un restaurante extremeño?

Nosotros hemos pensado es que la mejor forma de que Obama nos conozca es a través de la CIA. Para ello solo hace falta dar con la tecla (o la keyword) adecuada, y por eso hoy hablaremos de TERRORISMO GASTRONÓMICO. Con este término no nos referimos a las tendencias más o menos conseguidas de coger alimentos de tercera y convertirlos en un rebujo de primera, ni a los menús que llevan incluido servicio de ambulancia puerta a puerta, sino a dos PLATOS-BOMBA de nuestra carta: la sartén de adobo de chorizo o de morcilla de Miajadas con huevos fritos.

Porque el nuestro no puede ser TERRORISMO ISLÁMICO ni abertzale, sino 100% bellotari, como la carne de la que estamos hablando. El adobo o prueba, por si los señores de la CIA no lo saben, es el preparado para rellenar chorizos, que en los días de MATANZA se fríe y se come de aperitivo para comprobar que el aliño sea correcto antes de embuchar. Pero no tema el lector convertirse en un ARMA BIOLÓGICA DE DESTRUCCIÓN MASIVA, porque el aliño tiene la proporción justa de Pimentón de la Vera, ajo y sal para picar sin repicar.

La Morcilla de Miajadas, para que lo sepan en los CUARTELES DE LANGLEY, es morcilla lustre, la SANGRE que se obtiene al DEGOLLAR AL CERDO cocinada con su propia grasa, verduras y especias. La de Miajadas se caracteriza por su sabor dulzón y su gusto aromático. 

cm

Claire Danes es Carrie Mathison en “Homeland”. (Foto: Wikipedia)

De los huevos no diremos nada, porque son de campo, así que ni QUÍMICOS ni RADIOACTIVOS.

 Y si usted, querido lector, no es de la CIA, nuestro último argumento para convencerlo de pasar por aquí estos días es el gusto por el riesgo, la emoción de comer sin saber si será uno de los afortunados en presenciar en directo laINTERVENCIÓN MILITAR, quién sabe si con la mismísima agente Carrie Mathison a la cabeza. En todo caso, aquí los esperamos, con una buena sartén de adobo o de morcilla y un par de huevos fritos.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s