De la lengua / Significante y significado

Significante y significado: Puente

IMGP9448

Puente sobre el Rin en Düsseldorf

Semana corta, con resaca de puente y a la espera de muchos otros. Pero, de puente a puente y tiro porque me lleva la corriente, ¿de qué estamos hablando?

Puente viene del latín pons, pontis, y hace referencia a cualquier construcción que se forma  sobre los ríos, fosos y otros sitios para poder pasarlos. En realidad, si nos remontamos hacia atrás en su etimología, llegaremos hasta la raíz indoeuropea y su significado, camino, de donde se deriva el latín pontis y el griego ponto, mar, pues el camino de los pueblos de las islas pasa inevitablemente sobre el mar, y ya lo dijo el poeta: “Caminante, no hay camino/se hace camino al andar (…) Caminante, no hay camino/sino estelas en el mar“.

Puente es, por tanto, todo camino que se construye para salvar una dificultad, para conectar dos puntos alejados entre sí, ya sea con una complicada obra de ingeniería, una joya de Calatrava, o una hilera de piedras. Y de ahí, por extensión, llamamos puente a todo lo que sirve para unir, para conectar, bien las cuerdas de un instrumento, los dientes postizos y los naturales, los dos ojos en las gafas, la continuidad de un circuito eléctrico (por ejemplo, el del coche que se arranca sin llave), o incluso, si el puente es coronario, la continuidad de la circulación sanguínea.

Un puente puede ser la figura que la gimnasta hace con su cuerpo. Puede ser colgante, (y además, Patrimonio de la Humanidad como el de Vizcaya), flotante o levadizo. Por poder ser, puede ser hasta aéreo, si hablamos por ejemplo de los vuelos regulares que comunican continuamente Madrid y Barcelona.

A enemigo que huye, ya se sabe, puente de plata, y si queremos facilitarle las cosas, para que desista antes, le hacemos la puente de plata. La puente, sí, así, en femenino, porque el puente también es la puente, sustantivo ambiguo como el mar/la mar, aunque el tiempo y la evolución del lenguaje se haya decantado por la forma masculina. Variaciones de género, significado y otras curiosidades etimológicas nos la explica José Enrique Gargallo en Para Todos La 2.

Pero los mejores puentes quizás sean los que no se cruzan, los que no nos saltamos, sino que son días que unen un festivo con otro, unas minivacaciones para coger un puente aéreo o hacer, quizás, el pino-puente de alegría.

Finalmente, un puente podría ser el amor, pero a veces no, hay veces que el amor no sirve de puente, como bien supo la Maga:

Amor mío, no te quiero por vos ni por mí ni por los dos juntos, no te quiero porque la sangre me llame a quererte, te quiero porque no sos mía, porque estás del otro lado, ahí donde me invitás a saltar y no puedo dar el salto, porque en lo más profundo de la posesión no estás en mí, no te alcanzo, no paso de tu cuerpo, de tu risa, hay horas en que me atormenta que me ames (cómo te gusta usar el verbo amar, con qué cursilería lo vas dejando caer sobre los platos y las sábanas y los autobuses), me atormenta tu amor que no me sirve de puente porque un puente no se sostiene de un solo lado, jamás Wright ni Le Corbusier van a hacer un puente sostenido de un solo lado, y no me mires con esos ojos de pájaro, para vos la operación de amor es tan sencilla, te curarás antes que yo y eso que me querés como yo no te quiero. (Julio Cortázar, Rayuela, Cap. 93)

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s