La Tertulia a la carta / Revista de Blogs

Menú Infantil

Por La Tertulia pasan cada día muchos niños. Niños que vienen con sus padres, y  padres que vienen con sus niños y que alguna vez fueron también niños que venían con sus padres. Así es la vida y así pasa, y esos niños de hoy son la cantera de mañana.

Por eso alguna vez nos hemos planteado hacer un menú infantil, pero hemos desistido porque no nos parece justo. Estás en una boda, dándote el atracón, marisco, jamón, solomillo con foie (que no paté), rape a la langosta, etc., y en esto que te acercas a ver cómo van tus criaturas y allá te los encuentras con unas pechugas a la plancha, unas croquetas de Maheso, y unas patatas fritas de La Cocinera. Y eso cuando no se declaran en huelga de mesa de niños, se te sientan encima y no te dejan ni una gamba. Y es que dar con un menú infantil que no sea claramente discriminatorio es muy difícil.

IMGP6571Por otra parte, desde que tenemos un cachorro en la casa, nos fijamos más en cómo actúan y cómo se relacionan con la comida. Como con los adultos, hay de todo, desde los monstruos de las aceitunas hasta las adictas al ketchup. Está la que no le gusta nada pero se zampa sin pestañear un plato de arroz al curry con verduras e higaditos (Madre con ojos como platos: “¿Qué lleva verduras e higaditooooooossssss?”), el que pasa de potitos y se come las patatas a la riojana del aperitivo, o los que desde la puerta claman por sus croquetas o su cocido.

Y es que, como dice una de las expertas que colabora en el documental El plat o la vidalos niños están genéticamente preparados para disfrutar de lo auténtico, del sabor de las verduras, de las carnes, las frutas y el pescado, pero desde el principio lo enmascaramos todo, lo azucaramos, lo coloreamos, y luego nos quejamos amargamente de que a este niño no le gusta nada.IMGP6395

Así, desde La Tertulia reivindicamos otra forma de comer. Aunque sea con los dedos, pero disfrutando de lo bueno, de los ingredientes de primera calidad, a ser posible naturales, y que saben a lo que tienen que saber.Nuestras recomendaciones, después de veinticinco años viendo comer y crecer a los niños, son:

– Las croquetas. Plato estrella donde los haya. Caseras, cremosas, exquisitas. De jamón, triunfan seguro. De puchero, de boletus. De espinacas y langostinos para convencer a esos escépticos de la verdura.

IMGP6424

– El cocido. Un plato de casa, calentito para el invierno que se avecina. Solo garbanzos, carne y caldo, nada de verduras por las que discutir.

– De pescado, bacalao. Puede serdorado (¿Quién se resiste si va con esas patatitas fritas tan buenas?) o con tomate (con salsa de tomate y pimientos)

huevos con jamón

 Una de huevos. Rotos conpatatas fritas y cecina de Leónloncheada muy fina o encima de unpisto de verduras de huerta. Para los amantes del chorizo, en unasartén de adobo, y para los gustos más simples, siempre se pueden freír unos huevos con un montón de patatas.

– Las carnes. No falla el solomillo, carne de ibérico a la plancha acompañada de una salsa de roquefort o de paté (que no foie), y ahora también, de una crema de boletus. Otra opción son lascarrilleras en salsa, tiernecitas, que se deshacen en la boca, servidas sobre una cama de patatas. O el pastel de berenjenas, bien de bechamel y gratinado con queso rallado.

Y para los que comen de todo, cualquier otra cosa: alcachofas en salsa de almendras, ensalada de lombarda, de canónigos, queso, paté, setas, chipirones, habitas con cecina…  La cuestión es probar.

*** Publicado originalmente en http://latertuliaalacarta.wordpress.com/

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s