De la lengua escrita / Uncategorized

Cursiva, recomendaciones de uso.

La tipografía permite introducir en el texto escrito algunos de los matices y modulaciones que ofrece  la voz en la comunicación oral. En concreto, las cursivas permiten expresar énfasis, pero también el hecho de que una parte del discurso está escrita de forma incorrecta conscientemente o bien es un neologismo, un extranjerismo o pertenece a alguna jerga o argot.

El uso de la cursiva no pertenece a la ortografía, no es normativo. Sin embargo, existen una serie de recomendaciones estilísticas a tener en cuenta que Fundéu ha sistematizado aquí y que se resumen a continuación.

Se usa cursiva en:

–          Extranjerismos: Cuando no son de uso común o no están adaptados (es decir, cuando no hay correlación entre escritura y pronunciación). Así, tenemos overbooking y papparazzi, pero kétchup* o hachís*. Esta regla se puede aplicar también a las locuciones y a algunos latinismos (especialmente, cuando presentan series de letras que no existen en español, como por ejemplo quórum). Sin embargo, se escriben en redonda los nombres propios extranjeros.

–          Usos figurados e impropios: Cuando las palabras adquieren un significado figurado o metafórico. Pero la cursiva no es necesaria si dicho uso se encuentra asentado en el lenguaje común.

–          Uso metalingüístico, cuando se usa la palabra como ejemplo y no con su significado: *Azul es un adjetivo*. Siguiendo esta norma,  los términos y frases marcados con asteriscos en esta entrada deberían ir en cursiva, aunque no se usa para facilitar la comprensión de los ejemplos.

–          Apodos y sobrenombres. Sin embargo, se escriben en redonda los topónimos alternativos o nombres populares de lugares y monumentos: *El Pelusa fue a los Madriles*.

–          Títulos de obras literarias, teatrales, cinemátográficas, artísticas y cabeceras de periódicos y revistas. Pero no así los grupos editoriales, de comunicación y canales de radio y televisión. Tampoco los textos sagrados, judiciales ni los nombres de colecciones (Don Quijote, la Biblia)

–          Nombres científicos. No se consideran como tales las razas de ninguna especie.

Además de estos usos, la prensa escrita suele incluir otros relacionados con el estilo indirecto:

–          Citas en prensa gráfica. La prensa diaria suele preferir las comillas.

–          Entrevistas: De acuerdo con el libro de estilo del medio en cuestión, las preguntas o las respuestas pueden ir en cursiva, para facilitar la lectura.

–          Distanciamiento. Ya que las comillas se reservan para las citas, se usa la cursiva cuando el autor del texto quiere distanciarse de un término, especialmente dándole un matiz irónico.

Por último, y como sucede en los títulos de las entradas de este blog, cuando el editor no permite usar cursiva, se deben sustituir por comillas.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s