La Tertulia a la carta

La Plaza Chica: la vida bajo los arcos.

La Tertulia a la carta

IMGP6689Un sábado. No uno cualquiera. Un buen sábado de otoño-invierno. Fuera llueve, pero el vino y los braseros calientan el comedor, y caras alegres, inmunes al mal tiempo, rodean la barra inmersas en mil y una conversaciones animadas, discusiones sin final o diálogos de amor. Voces, risas, tapón de fumadores en la puerta. Hay que correr, hacer equilibrio con la bandeja esquivando a dos enanos que entran sin mirar, buscando sus croquetas. Saludar, sonreír, cobrar, despedirse, tomar nota, tirar cañas y servir copas. Sacar cocidos y aceitunas, ensaladas y postres. A eso súmale alguna de esas discusiones barra-cocina/cocina-barra que hacen esto de la hostelería tan ameno y entrañable y cuando dan las cinco o las seis de la tarde no puedes más. Pero para entonces, todo se ha relajado un poco. Sales fuera, coges aire, te paras un poco a ver llover debajo de los soportales. Qué maravilla…

View original post 441 more words

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s